Los mejores consejos para cuidar la piel del culito del bebé.

  • El área del pañal debe mantenerse siempre seca y limpia.
  • Cambiar el pañal en cuanto esté mojado, y es preferible hacerlo después de las comidas.
  • En cada cambio, se debe limpiar toda el área cubierta por el pañal con una esponja natural y agua tibia. Después de la limpieza debe aclararse con agua tibia. La esponja debe ser solo del bebé y se tiene que limpiar después de cada uso.
  • Debe secarse sin frotar, con una toalla de rizo suave o algodón. Nunca con el mismo pañal.
  • Tras la limpieza, debe aplicarse una crema protectora sobre las zonas susceptibles de estar en contacto con las heces y la orina, para aislarlas y contrarrestar las sustancias que provocan la irritación.
  • Elija bien los pañales y del tamaño adecuado para que puedan ajustarse bien sin que tengan presión, pero también sin dejarlos demasiado sueltos, ya que con los movimientos del niño podría provocarles roces.
  • Evite el uso de braguitas y pañales de plástico que mantienen la humedad, ya que pueden causar irritaciones.
  • No utilice nunca antibióticos, corticoides, antiinflamatorios, antihistamínicos o sustancias para combatir los hongos.