Piel Sensible

La piel sensible y reactiva.
Todas las pieles tienen cierto grado de sensibilidad. La piel sensible se diferencia por reaccionar más rápidamente o ser más vulnerable que una piel normal frente a un mismo agresor y en unas condiciones similares.
Esta reacción se manifiesta mediante una serie de síntomas como tirantez, picores, escozor, sensación de calor… y a veces rojeces o sequedad.