Tratamiento cosmético de la D.A.

Para controlar la piel atópica, debemos tener en cuenta tres pasos fundamentales: una higiene adecuada, un tratamiento hidratante corporal diario y un tratamiento local calmante durante el brote de eccema atópico.

·Primer paso: Higiene suave

La sobreinfección y la sequedad de la piel en pacientes con dermatitis atópica tienen relación directa con la higiene y con la elección de preparados cosméticos.
Debe realizarse un baño corto al día con agua templada, máximo de 20min de duración.
Para el baño pueden utilizarse “jabones sin jabón” (syndet). Hay productos especialmente diseñados para este tipo de pieles, estos contienen sustancias calmantes y ricos en grasa, que restaura la barrera de la piel, previniendo la deshidratación.
Después del baño hay que secar suavemente sin frotar para no irritar la piel.

·Segundo paso: Hidratación corporal diaria

Inmediatamente después del baño, debemos aplicar una crema emoliente.
La aplicación diaria de sustancias emolientes es un método sencillo, seguro y eficaz para el control del eccema atópico. Su utilización diaria permite evitar los brotes y así disminuir la aplicación de corticoides. Es necesaria la aplicación de un tratamiento que restaure la barrera cutánea que impedirá el desarrollo de eccemas. Puede aplicarse la crema hidratante tantas veces como quiera y siempre después del baño.

·Tercer paso: Hidratación local del eccema atópico

Los brotes se caracterizan por una sequedad extrema y un picor característico que hace que el paciente se rasque y se produzcan lesiones rojas.
Los tratamientos de la piel seca se basan en la aplicación de cremas súper hidratantes, que restauren la barrera cutánea y que calmen el picor. Cuando las lesiones son muy importantes, el paciente debería acudir a su dermatólogo. En casos de brote importante, los dermatólogos aconsejan el uso de cremas con cortisona en las zonas más inflamadas, y si además existe infección de las lesiones, el paciente generalmente toma antibióticos por vía oral.